viernes, 11 de diciembre de 2009

El cambio Climático, una realidad que se siente.


Mucho hemos escuchado sobre los cambios que se han venido suscitando en nuestro planeta, parece que llegó el momento de enfrentar una realidad en la que todos hemos participado de una u otra manera durante nuestras vidas. Y es que el planeta no es capaz de defenderse de tanto desbalance generado por el hombre, este sinfín de productos químicos secretando venenos en nuestros cielos tarde o temprano tenían que dar resultados, por supuesto nada buenos para la vida, sin duda estamos ante la necesidad imperiosa de realizar cambios profundos en nuestros estilos de vida, cambios que deben empezar de inmediato a todo nivel. Ya no se trata de una alerta o un simple rumor malintencionado o generado por algún grupito ecológico extremista que sólo quiere llamar la atención. NO, nada de eso, es una realidad visible, sensible y comprobada.
Nuestra manera de vivir, nuestras excentricidades y exageraciones en la forma como quemamos recursos no renovables, y como esos recursos producen emisiones que alteran el comportamiento general del planeta trayendo como consecuencia cambios en la estructura de equilibrio que nos mantiene vivos, o lo que es lo mismo, estamos dañando ese mecanismo de balance correcto para que podamos seguir viviendo.
El protocolo de Kyoto de 1997, estableció que los países desarrollados deben reducir sus emisiones de gases "efecto invernadero" en un 5.2% entre 2008 y 2012. Estos gases que provocan el calentamiento global del planeta y por ende los cambios en los ciclos naturales del mismo son:
Dióxido de carbono (CO2),
metano (CH4)
y óxido nitroso (N2O),
además de tres gases industriales fluorados:
hidrofluorocarbonos (HFC),
perfluorocarbonos (PFC) y
hexafluoruro de azufre (SF6)
.
Estos gases anteriormente listados, son los que provocan una alteración en la temperatura promedio de nuestro planeta, ósea, aquella temperatura que permite la existencia de vida, el los últimos años esta temperatura ha ido elevándose paulatinamente lo que trae como resultado todo un conjunto de anomalías climáticas que van deteriorando lo procesos naturales del planeta, produciendo cambios a todo nivel, este exceso de calor trae como consecuencia una descompensación general que atenta contra la vida en nuestro planeta.

Efecto Invernadero:
Se llama efecto invernadero al fenómeno por el que determinados gases componentes de una atmósfera planetaria retienen parte de la energía que el suelo emite por haber sido calentado por la radiación solar. Afecta a todos los cuerpos planetarios dotados de atmósfera. De acuerdo con el actual consenso científico, el efecto invernadero se está viendo acentuado en la Tierra por la emisión de ciertos gases, como el dióxido de carbono y el metano, debida a la actividad económica humana. Este fenómeno evita que la energía del Sol recibida constantemente por la Tierra vuelva inmediatamente al espacio, produciendo a escala planetaria un efecto similar al observado en un invernadero, las temperaturas suben producto de este excedente calórico que no se puede liberar al espacio trae como consecuencia una elevación de las temperaturas.

en verde los países firmantes del tratado de Kyoto, en rojo los que no firmaron.
haga clic en el mapa para ampliarlo

Estas emisiones se han visto incrementadas desde la revolución industrial producto del desarrollo inmediato de las actividades económicas en el mundo, lo que derivó en la necesidad de mayor uso de combustibles fósiles - como petróleo - para incrementar los sectores de transporte, industrialización, fabricación de millones de nuevos insumos para satisfacer la demanda de una sociedad cada vez más consumista, en muchos casos sin razones lógicas, y sin verdaderas necesidades que satisfacer, salvo aquella de estar a la moda o la de posesión de artículos sin un propósito importante o racional. Todo estos aspectos han generado una dramática contaminación atmosférica que resulta en un techo químico que impide la eliminación de calor producido por el sol y el respectivo incremento de temperaturas en la atmósfera y océanos, y seguidamente toda una cadena de eventos micros y macros que se van generando de manera paralela con estos cambios, como por ejemplo, los cambios en las cantidades de lluvias, en el registro de fenómenos atmosféricos como incremento en huracanes, tormentas tropicales, inundaciones, veranos sofocantes, periodos de sequizas más intensos y prolongados, incendios forestales constantes producto de las intensas temperaturas, merma en la calidad de vida de quienes habitan el planeta, enfermedades respiratorias más constantes y reiterativas, desaparición de ciertas especies animales y vegetales producto de dichos factores cambiantes que traen como consecuencia alteraciones en la cadena alimenticia. deshielo polar mas significativo, por listar sólo algunas consecuencias de nuestro estilo de vida.
Por tal motivo han de hacerse cambios importantes en la utilización de los combustibles contaminantes, y en la búsqueda de nuevas formas de energía mas limpias y renovables, todo esto con un cambio en los niveles de consumo por parte de todos los que habitamos en este hermoso planeta. Cada uno de nosotros podemos poner en practica muchas maneras de contribuir a la disminución de estas emisiones toxicas en el ambiente, mediante del uso racional de los recursos, el control de consumo en diferentes rubros de energía, en el tipo de enseres que adquirimos, evitando aquellos que son dañinos o que generen problemas medioambientales, y por supuesto poniendo al tanto a nuestros hijos en la necesidad de estar al tanto de estas situaciones para poder comprender las implicaciones y las necesidades inherentes al problema, sin ser meros espectadores, entre muchas otras formas de contribuir.

Fuente: http://www.lagransabana.com/articulos/cclimatico.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada